Querido calor, todo el largo invierno (que realmente en Valladolid es muuuy largo) esperándote  y ahora…. te maldecimos un poco. No te lo tomes a mal, somos así, no nos conformamos con nada, pero también podías venir poco a poco

Y es que el calor no viene solo, uno de los efectos más desagradables en nuestro organismo es el edema (hinchazón blanda por retención de líquidos) especialmente en piernas y pies,  acompañado de sensación de pesadez y tirantez en la piel. Aunque el calor no es la única razón, vamos a analizar las causas para así poder atajarlas.

¿Por qué se produce el edema?
  • Pasar horas de pie. Es la propia gravedad la que favorece a la circulación arterial en su descenso y dificulta el ascenso del retorno venoso.
  • No estar suficientemente hidratados. Cuando nuestro cuerpo esta largo tiempo sin beber, lo que hace es retener el líquido existente en el organismo por evitar una posible deshidratación.
  • Llevar ropa muy ajustada hace que en ciertos puntos se produzca un pequeño “estrangulamineto”, es típico que se produzca en la flexura de la pierna (esto se acentúa si permanecemos sentados), en el abdomen por la cintura del pantalón y por debajo del pecho por el uso del sujetador.
  • Vida sedentaria. La contracción muscular provoca un bombeo sobre las paredes venosas favoreciendo así el retorno al corazón.
  • La edad. Con el paso de los años nuestra ¨maquinaria” sufre un desgaste y deterioro. En el interior de las venas existen unas pequeñas válvulas que permiten que la sangre ascienda con los impulsos cardíacos, y que no descienda, esperando así otro empujoncito con el siguiente latido. Cuando este sistema falla la función de retorno se ve afectada, dando lugar a las varices.
  • Factores genéticos. Es probablemente el factor determinante, hace que personas que no reúnan a penas ningún factor de los anteriores lo padezcan y viceversa.
  • Durante el embarazo, especialmente en el tercer trimestre, debido al volumen del bebé se produce una compresión de vasos linfáticos y venas que hace mas difícil el retorno.

¿Qué podemos hacer para mejorar la circulación?

Debemos tener en cuenta los factores por los que se produce y combatirlos:

  • Si podemos, debemos no permanecer muchas horas de pie, poner las piernas en alto siempre que sea posible.
  • Beber litro y medio de agua al día.
  • Utilizar ropa holgada y fresca.
  • Realizar deporte a poder ser o al menos caminar media hora al día.
  • Aplicaciones de agua fría, productos refrescantes y/o que tengan propiedades circulatorias.

Aromaterapia para el retorno venoso

La aromaterapia siempre nos ofrece soluciones eficaces y naturales. En este caso existen diferentes aceites vegetales y esenciales que mejoran la circulación. Cave destacar como aceites vegetales el de centella asiática y el de pepita de uva, y como aceites esenciales el cipés y la siempreviva:

  • Centella asiática: Es idóneo para depurar el organismo y tratamientos circulatorios (retención de líquidos, celulitis, varices,…), también es excelente como cicatrizante, repitelizante, calmante y descongestivo.
  • Pepita de uva: En su aplicación directa sobre la piel favorece el drenaje, a su vez es un excelente antioxidante debido a su concentración en vit. E y ácidos grasos insaturados.
  • Ciprés: Sus propiedades lo enfocan a ser un imprescindible en cualquier fórmula vegetal con fines drenantes (astringente, vasoconstrictor, tónico venoso, diurético,…) a lo que añadiremos sus cualidades para regular la glándula sudorípara.
  • Siempreviva: Es espectacular el efecto de este aceite como anticoagulante en hematomás, aunque en este caso la que más nos interesa es su propiedad estimulante del sistema circulatorio y linfático.

 

Tratamientos profesionales

Las técnicas manuales son sin duda el mejor sistema para mejorar la circulación. Serán muy efectivos; el masaje con fines circulatorios (la maniobra reina será el vaciaje venoso) y el drenaje linfático.

En este tipo de tratamientos hay productos específicos que refuerzan el trabajo manual, vendas frías, geles de efecto frio,….

 

Esperamos que os haya gustado esta entrada y os ayude un poco con estos días de calor.

Ah! lo que si os recomendamos y deseamos de corazón son las vacaciones, los días de playita y piscina, las cañas con amigos, un helado en buena compañía,…

 

Deja un comentario


*