Kenkou es un masaje facial, y si por algo destaca es por su potente efecto reafirmante, de hecho es comunmente conocido como lifting facial Japonés.

La Medicina Tradicional China fue la semilla de la cual germinaron infinidad de técnicas. y Kenkou de alguna manera es un fruto más. Es un masaje cuya duración es de alrededor de una hora, en la que el receptor se deja llevar por un agradable viaje, pasando por distintas fases. Algunas de ellas relajan nuestro organismo, lo cual predispone a nuestro sistema nervioso (cuando estamos relajados predomina el sistema neurovegetativo parasimpático y cualquier estímulo sobre un punto de acupuntura será más efectivo), otras son estimulantes y trabajan tejidos profundos, descontracturando la musculatura facial para así oxigenar y aportar una elasticidad óptima tanto a nivel muscular como de la piel. Trabaja meridianos y puntos de acupuntura, de modo que aunque trabajamos de manera directa sobre rostro, cuello y escote el tratamiento repercute a nivel global.

Debido a sus orígenes, conceptos como el Qi o yin y yang, son fundamentales para la técnica. El Qi es la energía vital que fluye en todo lo vivo y cuyo flujo debe ser libre. En el momento que surgen bloqueos también puede surgir la enfermedad. El yin y el yang son dos fuerzas que gobiernan el universo, son opuestas, como lo son el día y la noche, lo masculino y lo femenino, …y siempre están en constante cambio. En ausencia del uno, el otro desaparece, y deben convivir en equilibrio para mantener la salud. Cuando trabajamos los meridianos estamos eliminando posibles bloqueos y restableciendo el equilibrio del organismo.

Un concepto que resulta especialmente importante es el de el cambio constante de todo lo que nos rodea. Hay cambios rápidos y evidentes y los hay lentos y e inapreciables. Forma parte de la propia vida, nosotros cambiamos constantemente, nuestro aspecto externo, nuestro yo interno, la naturaleza… De ese cambio constante surge la evolución. No debemos entender los efectos que el paso del tiempo deja sobre nuestra piel o sobre nuestro cuerpo como algo negativo, solo debemos buscar el equilibrio, para que prevalezca la belleza.

 

 

 

EFECTO LIFTING

Como ya hemos dicho este es el efecto que más llama la atención a simple vista. Es importante mantener un buen tono muscular en el rostro, tanto por aportar firmeza, ya que es la musculatura facial la que sostiene el tejido cutaneo y da expresividad al rostro, como por el aporte de nutrientes que proporciona, que mejorará desde dentro la salud y apariencia de nuestra piel.

Nuestra expresión facial en definitiva sera la que dé une primera idea y configure una imagen de nosotros mismos, y es por ello que debemos cuidarla. Se dice que el rostro es el espejo del alma; quizás no lo sea del alma. pero sí de cómo estamos y cómo somos.

EFECTOS DEL MASAJE

Por hacer un pequeño resumen de lo que representa este masaje diremos que:

A nivel sensorial es una experiencia única y super agradable.

Predomina su efecto lifting. A corto plazo gracias a las maniobras miorregeneradoras y a largo plazo por la digitopuntura y el shiatsu.

Equilibra el pequeño universo que somos.

En un mundo cada vez más loco, cada vez más frío y menos amable, nos encontramos con la necesidad de equilibrio y ternura, en cualquiera de sus formas. Y eso es kenkou, equilibrio y ternura.

 

Si estas pensando en ampliar tus conocimientos, en muy poquito empezaremos curso en Valladolid. Y si lo que buscas es sentir esta experiencia única en tu cuerpo, estamos a tu disposición igualmente para una sesión de masaje.

 

 

9 thoughts

Deja un comentario


*