La Auriculopuntura es una técnica englobada dentro de la Medicina Tradicional China (MTC).

Dentro de la Medicina Tradicional China (MTC), nos encontramos una forma de trabajo diferente: los microsistemas, esto es, una zona pequeña en la que queda reflejado todo el cuerpo, como si de un mapa del tesoro habláramos. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, en la cara, o la palma de las manos, o la planta de los pies (¿quién no ha oído nunca hablar de la Reflexología Podal?). En nuestro caso, ésto ocurre en la oreja.

Si os fijáis, la oreja tiene la forma de un bebé en posición fetal, invertido, como a punto de nacer:

(vale, con un poco de imaginación…).

Es en base a este mapa concreto (nuestro cuerpo dentro de nuestra oreja), que trabaja la Auriculopuntura.

 

¿Qué persigue la Auriculopuntura?

Según la MTC, para que nuestro cuerpo funcione bien y con salud, la energía que lo conforma debe poder fluir sin obstáculos, en equilibrio, siguiendo los principios del Yin y el Yang que rigen todo el Universo, y nuestro cuerpo como parte y reflejo del mismo.

 

 

En el momento que hay algo que impide esa fluidez, sobreviene la enfermedad. Esto puede ocurrir por factores externos (frío, calor…) o internos (estrés). En este momento, la auriculopuntura puede actuar para reequilibrar ese flujo energético, de modo que nuestro organismo encuentra la vía para mejorar.

Esta técnica tiene la ventaja de no ser invasiva, y ser aplicable tanto en adultos como en niños.

 

Cómo conseguimos regular esa energía.

¿Alguna vez habéis jugado de pequeños (o vuestros hijos si es el caso) con ese juego en el que, utilizando dos lápices diferentes, tenías que emparejar correctamente una capital con su país, un dibujo con su palabra correcta… se encendía una luz? Bien, pues aquí ocurre algo parecido: Cuando tenemos una dolencia, no emparejamos palabras, sino zonas del cuerpo. Hay unos puntos concretos en nuestra oreja que, convenientemente estimulados, provocan la reacción necesaria en el cuerpo para que la energía vuelva a fluir y la dolencia pueda mejorar. En el caso de estrés, por ejemplo, para la MTC pueden estar en juego diferentes órganos.

Hay que tener en cuenta que para la Medicina China, los órganos no tienen exactamente la misma función que en la Medicina Occidental: además de la “función biológica”, se contempla la función energética dentro del cuerpo, cómo influye en la enfermedad o la salud, dependiendo de si está o no equilibrado.

Como parte de la Medicina Tradicional China, es cierto que requiere un cierto “reseteo” en la mentalidad con que nos acercamos a estas técnicas, precisamente por no seguir ni la filosofía ni el método de funcionamiento al que estamos acostumbrados con la medicina occidental. Sin embargo, es un método que resulta sencillo de aprender y con una alta efectividad en cuanto a resultados.

 

De qué forma estimulamos esos puntos:

Esas terminaciones nerviosas se trabajan mediante la inserción de pequeñas agujas muy finas, o bien mediante presión con pequeñas semillas, o bolitas metálicas, mediante calor aplicando moxas…

 

 

Si esta técnica te interesa, estamos a tu disposición en nuestras instalaciones. Y si lo que quieres es aprender más sobre cómo equilibrar el organismo a través de la auriculopuntura, el próximo mes de marzo iniciaremos un curso intensivo.

 

Pregúntanos…

2 thoughts

Deja un comentario


*