La técnica de Vendaje Neuromuscular, también conocida como kinesiotaping, fue inventada por el Dr. Kenzo Kase, médico quiropráctico de nacionalidad japonesa, en los años 70.

Tiene sus orígenes conceptuales en la Quiropráxia y la Kinesiología. Es un método que ayuda al propio cuerpo a la recuperación de los tejidos, músculos, tendones y ligamentos que han sufrido algún daño. Éste observó que  las técnicas existentes hasta el momento, el vendaje funcional (imprescindible en algunos casos), al limitar el movimiento, también limitaba el desplazamiento de las fascias y en algunos casos dificultaba el proceso de recuperación de la estructura dañada.

Buscó un material que fuese lo más similar posible a la piel humana, en cuya aplicación no limitase los movimientos, mantuviese una apropiada circulación linfática y venosa y a su vez estimulase la propiocepción. Lo cual fue la clave para mejorar el proceso de recuperación.

La propocepción es un mecanismo que tiene nuestro sistema nervioso,el cual genera una respuesta automática de protección de cada una de nuestras estructuras corporales ante situaciones cotidianas. Cada vez que pisamos en un terreno irregular, por ejemplo, se produce una inestabilidad en el tobillo, que se ve corregida por un pequeño movimiento opuesto, si este sistema no funcionase correctamente es probable que nos hiciésemos un esguince.

A pesar de que estas cintas y esta técnica fueron creadas en 1970 no se popularizan hasta las olimpiadas de Seúl del 88, cuando fueron utilizadas por numerosos deportistas japoneses. A partir de este momento comienza su divulgación en Europa y será en el año 2.000 cuando la técnica se comienza a implantar en España.

 

EFECTOS FISIOLÓGICOS

Los efectos están basados en la tracción que realiza la venda sobre la piel, y la capacidad de disminuir el tono de la misma, aumentando el espacio subcutáneo, que tendrá un efecto sobre la circulación y la irritación de los nocioceptores.

Los nocioceptores son estructuras nerviosas que detectan estímulos nocivos. Son receptores, cuya función es detectar el dolor y transmitir esta señal al sistema nervioso central, que automáticamente generará una respuesta.

La función específica del vendaje dependerá del modo de aplicación, como por ejemplo:

  • La aplicación en «I»o «Y» puede ser inhibición o «facilitación» muscular.
  • En «pulpo» se suelen utilizar con finalidad drenante.
  • En «estrella» como técnica de liberación de espacio,….

En definitiva sus efectos son; analgésicos, normalizan el tono muscular, fascial y cutaneo, mejoran la propiocepción, ayudan a drenar tanto a nivel arterial como linfático y actúan sobre las metámeras.

 

 

INDICACIONES

Sus indicaciones, como ya hemos visto dependen de varios factores, pero en lineas generales será una herramienta muy útil para ayudar a regular el tono muscular, que en general siempre tiene un exceso de tensión.

Protección del músculo frente a un estiramiento excesivo, en casos de debilidad muscular.

Protección articular, como en el caso de inestabilidad ligamentaria en esguinces.

Alivio del dolor, antiinflamatorio, antiedemizante o para la reabsorción de hematomas.

 

Si queréis saber más sobre la técnica solo tenéis que contactar con nosotros.

Deja un comentario


*